El olvido de la ley de rendimientos decrecientes

La crisis económica actual estalla con el descubrimiento de las hipotecas subprime en Estados Unidos. Se había practicado un política crediticia arriesgada y alimentado una burbuja inmobiliaria que explota por el incremento del tipo de interés y un elevado precio del petróleo en el 2007. Los prestatarios se dan cuenta que no pueden pagar las cuotas, se elevan los índices de morosidad y surge un elevado nivel de desconfianza que abarca a todo el mundo.
Hasta entonces se había desarrollado un exceso de confianza en los mercados tras un largo periodo de crecimiento económico. Las previsiones de la oferta en muchos sectores: financiero, construcción, automóvil, etc. se ha basándose en modelos lineales, olvidándose de la ley de rendimientos decrecientes, por lo que la oferta a largo plazo era superior a la demanda de mercado.
Mediante este razonamiento se puede afirmar que hubo un exceso de de confianza por haberse olvidado de la ley de rendimientos decrecientes, situación que el mercado trata de corregir con un pérdida de confianza exagerada. Ni la situación era tan buena en la cima de la burbuja ni es tan mala ahora. Esperemos que lo ocurrido hay servido para tener en cuenta que existen modelos económicos no lineales y la presencia de los rendimientos decrecientes, con el objetivo de que los agentes oferentes desarrollen unos planes de producción más racionales en el futuro.

Economía del conocimiento

Siguiendo al Dr. Paul Romer, (Universidad de Stanford), la economía del conocimiento sería la que explica el extraordinario incremento en la capacidad productiva habida en los últimos dos siglos. Esta deducción parte de considerar que la economía tradicional mantiene rendimientos decrecientes porque los factores de producción clásicos (tierra, trabajo, capital y organización empresarial) no pueden incrementarse de forma indefinida; frente al conocimiento que presenta rendimientos crecientes. Esto explica las estimaciones estadísticas de Salow, de que los recursos naturales, la población y el capital no explican más del 50 % de crecimiento económico. La diferencia procede del conocimiento.

La extraordinaria productividad del conocimiento se deben a sus dos características principales:
  • No exclusividad: En este aspecto se parece a los bienes públicos, no se consume con el uso, sino que es infinitamente reproducible, al contrario de los bienes privados que son de uso exclusivo y se agotan en el consumo.
  • Parcialmente apropieable: El inventor solo percibirá los rendimientos durante el tiempo que dura la patente, a partir del cual beneficiará a toda la humanidad.

Esto implica que la mejora en la productividad de los distintos sectores económicos actuales despenderá del porcentaje de participación del factor de producción conocimiento en su función de producción. Asunto que conocen bien las administraciones que se preocupan y realizan un mayor esfuerzo en I+D+i.

Cambio climático

Las actividades económicas emiten gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono (CO2), que al situarse en las capas altas de la atmósfera retienen la luz solar y hacen aumentar la temperatura media de la Tierra. Este hecho modifica el sistema climático del planeta con efectos sobre el régimen de precipitaciones, el aumento del nivel del mar, etc.
El cambio climático tiene importantes implicaciones para la Economía:
  • Por los costes ambientales de los procesos de producción, distribución y consumo.
  • Y por las nuevas actividades orientadas a reducir su impacto en el planeta a través de actuaciones directas o sustitutivas de las actuales altamente contaminantes, como por ejemplo la inversión en la obtención de energías renovables para sustituir por petróleo.
Otro instrumento económico importante para tratar este problema, es una gestión adecuada de los bosques, por un lado porque absorben el dióxido de carbono (efecto sumidero), y por otro como materia prima para obtener combustibles sustitutivos del petróleo.

Agentes de la nueva economía

Los agentes de la nueva economía o economía de Internet, pueden definirse a partir de una clasificación jerárquica agrupada en cuatro capas según las funciones realizadas:

  1. Infraestructura: empresas de telecomunicaciones, fibra óptica, acceso a redes, proveedores de Internet, etc.
  2. Aplicaciones: desarrollo de software y servicios para funcionar en la infraestructura anterior, buscadores, etc.
  3. Intermediarios: sindicadores de contenido, subastas, mercados verticales, etc.
  4. Transacciones on line: Venta de productos y servicios on line a consumidores y empresas.

Tecnología racetrack

IBM ha desarrollado una nueva tecnología, denominada recetrack, y materializada en un avanzado microchip que multiplica por 100 las memorias MP3 y MP4. Permite además escribir y leer la información hasta 100.000 veces más rápido que en los dispositivos actuales. Todo esto con un menor consumo de energía y coste de fabricación más reducido.
Esto supone un avance muy importante porque permitirá llevar en un aparato similar a un iPod o en un teléfono móvil, cientos de miles de canciones, miles de vídeos, etc.
Sin duda será un paso más en el desarrollo tecnológico digital hacia los costes próximos a cero en el almacenamiento, reproducción y transmisión de la información, lo que implica la implantación de nuevos métodos de asignación y distribución en los productos y servicios dependientes de la economía digital, por ejemplo: música, vídeo, televisión, documentos, telefonía móvil, etc.
Fuente: Science